La “demagogía” de Izquierda Unida de Almoradí

Hace unos días, se publicaba en este mismo periódico una nota de prensa del ayuntamiento de Almoradí en la que, en respuesta a otra de izquierda unida, aparecida en este mismo medio unos días antes, se nos calificaba de “demagogos”. Esto venía a cuento porque en nuestra nota criticábamos el que, después de varios años de avisos, expedientes y sanciones por parte de la Confederación Hidrográfica del Segura, no se hubiera hecho nada para solucionar el que las aguas que salen de nuestras depuradoras locales cumplan la legislación actual en materia de vertidos y se depuren correctamente los mismos. En su nota, el ayuntamiento afirmaba que hay en marcha un proyecto para reconducir las aguas residuales de Almoradí hasta la depuradora de Algorfa, proyecto en el que, según la información aparecida en la prensa se van a invertir 6,5 millones de euros y del que izquierda unida, según se recogía en la misma nota, es conocedora, siendo esta la base que usan para calificarnos de “demagogos”. Pues bien desde izquierda unida afirmamos que, si existe ese proyecto que, lógicamente, obligaría a la ampliación de la EDAR de Algorfa, lo desconocemos. ¿No será más bien, el citado proyecto, la expresión de un deseo? ¿o es que lo llevan en secreto, olvidando ya el sr alcalde su promesa de transparencia incluida en su discurso de toma de posesión?. Por otra si este proyecto existe, ¿cómo es posible que no se haya utilizado para evitar las sanciones de la CHS?. El problema, además, no es de ahora, va rodando desde hace años y a lo largo de ellos hemos sido testigos de la inactividad municipal en este tema, incluso recordamos la propuesta del ayuntamiento a la CHS de suspensión de sanciones ante el proyecto de conducción de nuestras aguas residuales a la depuradora de San Fulgencio, proyecto que nunca se hizo realidad y ni siquiera se llegó a presentar a la CHS, por lo que los expedientes sancionadores siguieron su curso.

Es intolerable la irresponsabilidad del equipo de gobierno del PP en este ayuntamiento. IU viene denunciando desde hace varios años la sangría que supone para las arcas municipales, además de las consecuencias ecológicas muy negativas para las zonas donde se están realizando vertidos contaminantes de las depuradoras, tanto de la de Almoradí como de la de El Saladar, así como también de la que compartimos con Rojales y Formentera.

Los vecinos-as debemos pagar el canon para la depuración de las aguas residuales y al mismo tiempo con el dinero de nuestros impuestos, dinero este que se supone debiera ser para mejorar o por lo menos mantener los servicios ciudadanos, tenemos que hacer frente a las múltiples sanciones que desde la CHS nos llegan por la ineficacia e irresponsabilidad de nuestros gobernantes.

El pasado mes de abril el sr. Antonio Ángel Hurtado aprobaba la autorización de pago, a la CHS, de cerca de 24.000 euros, por sanciones y daños al dominio público. Un mes después, en mayo, nos encontramos con el inicio de varios expedientes sancionadores por las mismas causas. Uno de estos expedientes supone una sanción que podría ir de 30.000 a más de 300.000 euros además de 17.000 euros por daños al dominio público.

Es cierto que el encargado de la depuración de vertidos urbanos es la EPSAR (entidad pública de saneamiento de aguas residuales), pero también lo es que el último responsable es el ayuntamiento que debería haber exigido a esta empresa pública la ejecución de los proyectos necesarios para resolver este problema, máxime teniendo en cuenta que los y las vecinas pagamos un canon de saneamiento, incluido en los recibos del agua, destinado a este fin.

Si tuviera el sr. Hurtado que pagar de su bolsillo el importe de estas sanciones, estamos seguros de que se esforzaría mucho más en gestionar con más responsabilidad nuestro dinero y nuestros recursos hídricos.

A propósito sobre la acusación de demagogos, en IU de Almoradí hemos demostrado siempre que denunciamos hechos con fundamento y en cualquier caso son otros los que deben aplicarse este término, según la definición que del mismo hace la RAE: 1.-“Práctica política consistente en ganarse con halagos el favor popular”. 2.-“Degeneración de la democracia, consistente en que los políticos, mediante concesiones y halagos a los sentimientos elementales de los ciudadanos, tratan de conseguir o mantener el poder”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s